historia

El Minuto de Dios es una Organización No Gubernamental Colombiana, sin ánimo de lucro, fundada por el Padre Eudista Rafael García Herreros. Surgió inspirada por él en 1.955, como respuesta a las necesidades de desarrollo de las comunidades más pobres de Colombia. 

El Padre García-Herreros no solamente fue un visionario, sino que también es reconocido como pionero en los Medios Masivos de comunicación en Colombia. El Minuto de Dios surgió de un modesto espacio radial que se escuchó por primera vez en 1950 y que pasó a la televisión en 1955, transmitiéndose desde entonces diaria e ininterrumpidamente. Este programa es considerado el más antiguo de la televisión en Colombia.

En su intento por cubrir todos los aspectos del desarrollo humano, el Padre García-Herreros encauzó sus esfuerzos hacia la construcción de vivienda digna para los necesitados, señalando que una vivienda dispara las posibilidades de desarrollo de la familia, y que tener casa propia no es ninguna riqueza pero no tenerla es mucha pobreza.

Simultáneamente, consideró que la educación y el empeño son el motor que mueve el progreso de los pueblos, y fue así como fundó varias escuelas en zonas deprimidas de Bogotá y posteriormente, en el año de 1958 el Colegio El Minuto de Dios en la zona más lejana del noroccidente de Bogotá donde ya había comenzado a construir el Barrio del mismo nombre. En un plano del año de 1962 puede observarse la capacidad visionaria del Padre, que reservó espacio para una futura universidad. Con el tiempo el Barrio Minuto de Dios se convirtió en el polo de desarrollo del noroccidente de la ciudad y desde los colegios y la universidad se atiende a más de 20,000 familias de ese y otros sectores de Bogotá.

Preocupado por la falta de empleo de muchas de las familias que llegaron a pedir ayuda, se empeñó en gestar programas de empleo y desarrollo comunitario. En el modelo de ciudadela integral que logró implantar en El Minuto de Dios, que hoy es ejemplo para Colombia y también para el mundo, promovió la creación de centros de salud, la construcción de un Museo de Arte Contemporáneo, un teatro para cine y dramaturgia, un Centro Carismático desde el cual El Minuto de Dios con el liderazgo suyo y el del Padre Diego Jaramillo, se convirtió en el núcleo del movimiento de la renovación carismática en América, una emisora, una productora y programadora de televisión, una planta de confecciones con altos estándares de calidad que a partir de talleres satélites tiene el propósito de generar 25,000 empleos para mujeres cabeza de familia.

Todas estas acciones y otras más como su amor por los campesinos y su inquietud por el medio ambiente, o sus intervenciones ante desastres naturales en Nicaragua, Guatemala, Popayán y Armero en Colombia, marcaron el perfil de intervención social que hoy caracteriza al El Minuto de Dios.

La semilla que sembró el Padre García-Herreros ha dado muy buenos frutos: Nuestra acción social se centra en la construcción de comunidades con opciones de desarrollo integral.

Finalmente lo más destacable de todo este trabajo es que El Minuto de Dios es resultado del amor. El Padre García-Herreros, que nos inspira, fue un hombre que amó profundamente a Colombia, que amó a Dios, a Jesucristo a través de sus hermanos los hombres, especialmente los más necesitados.

Desde la muerte del Padre García Herreros, el Padre Diego Jaramillo Cuartas es el Presidente de la Organización El Minuto de Dios; su acción y su entrega por la Obra lo ubican como piedra angular de la cultura de la organización, para la que él representa testimonio vivo de compromiso social y la opción de El Minuto de Dios por servir a los necesitados.

 

Historia